REIKI Puente Genil

Foro sobre reiki y otras terapias naturales alternativas


No estás conectado. Conéctate o registrate

Pequeños textos muy bonitos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Pequeños textos muy bonitos el Miér Sep 16, 2009 1:20 pm

Admin


Admin
Me levanto una mañana. Salgo de mi casa. Hay un pozo en la acera. No lo veo… y me caigo en él.



Día siguiente. Salgo de mi casa. Me olvido de que hay un pozo en la acera… y vuelvo a caer en él.



Tercer día. Salgo de mi casa tratando de acordarme de que hay un pozo en la acera. Sin embargo, no lo recuerdo… y caigo en él.



Cuarto día. Salgo de mi casa tratando de acordarme del pozo en la acera. Lo recuerdo. Y a pesar de eso, no veo el pozo… y caigo en él.



Quinto día. Salgo de mi casa. Recuerdo que tengo que tener presente el pozo en la acera. Y camino mirando el suelo. Y lo veo. Y a pesar de verlo… caigo en él.



Sexto día. Salgo de mi casa. Recuerdo el pozo en la acera. Voy buscándolo con la vista. Lo veo. Intento saltarlo… pero caigo en él.



Séptimo día. Salgo de mi casa. Veo el pozo. Tomo carrera. Salto. Rozo con las puntas de mis pies el borde del otro lado. Pero no es suficiente… y caigo en él.



Octavo día. Salgo de mi casa. Veo el pozo. Tomo carrera. Salgo. ¡Llego al otro lado! Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido que lo festejo dando saltos de alegría. Y al hacerlo… caigo otra vez en el pozo.



Noveno día. Salgo de mi casa. Veo el pozo. Tomo carrera. Lo salto… y sigo caminando.



Décimo día. Me doy cuenta, justo hoy de que es más cómodo caminar por la acera de enfrente.



Jorge Bucay







Parece que el frenético ritmo laboral no deja mucho tiempo para la reflexión. Esta hipervelocidad nos lleva a vivir por inercia, dedicando toda nuestra energía a metas externas que se oxidan con el tiempo. Y así, terminamos volviéndonos inconscientes de nosotros mismos, olvidando las cosas realmente importantes de la vida, como la paz y el equilibrio interiores, el amor hacia uno mismo y hacia los demás o algo tan esencial como la simple conciencia de sentirnos alegres y agradecidos por el hecho de estar vivos. Hoy lo normal es existir, pero eso no tiene nada que ver con vivir consciente y responsablemente.



Es tan necesario que abandonemos el inmaduro y reactivo victimismo y empecemos a comprometernos proactivamente con nuestro desarrollo personal, alcanzando la excelencia en lo que sí depende de nosotros: la actitud que tomamos frente a las circunstancias. En vez de quejarnos de las cosas que nos pasan o del comportamiento de los demás, podemos mirarnos a nosotros mismos y ver qué aprendizaje se nos está escapando. Al fin y al cabo, vivir conscientemente consiste en aprovechar las diferentes experiencias de la vida para aprender a ser feliz por uno mismo, aceptando a los demás tal como son y lo que nos sucede tal como viene. Las personas conscientes son las que han convertido este reto en su estilo de vida.



El sistema no promueve la felicidad de los individuos porque lo externo es una proyección del estado interno de la mayoría, que hoy por hoy se siente profundamente insatisfecha. Así, la psicología es la que crea la economía. Y lo cierto es que ahora mismo está orientada a aliviarnos de este malestar por medio del trabajo, el consumo y la diversión, que en muchas ocasiones es un eufemismo, una cortina de humo que oculta una realidad bastante común: al no saber cómo funciona nuestra mente y de qué manera podemos dirigir conscientemente los pensamientos, utilizamos la evasión y la narcotización para no hacernos frente. Pero escapar y huir de nosotros mismos es el problema, no la solución.



El sistema, aunque sí que nos influye, no es lo que nos transforma; somos nosotros, mediante el cambio y la evolución de nuestra conciencia, quienes podemos transformarlo. El cambio de mentalidad de la mayoría es lo único capaz de producir una transformación radical de lo externo. En este sentido, el conocimiento de uno mismo es el principio de la sabiduría y, por lo tanto, el comienzo de la transformación. Asumir este compromiso, viendo de qué manera podemos hacernos frente para estar mejor con nosotros mismos, es la base de nuestra responsabilidad individual. Lo que necesitamos es vivir un cambio de paradigma colectivo, que nos lleve a centrar nuestra mirada en nuestro interior, recuperando el contacto con lo esencial, con lo que nos une, con lo que lleva de paz y amor nuestros corazones, con lo que da sentido a nuestras vidas.



Para cambiar nuestra conducta y nuestra percepción de la realidad, primero hay que transformar nuestra manera de pensar. Y para lograrlo, cada uno de nosotros debe irremediablemente vencerse a sí mismo, superando cualquier tipo de miedo y trascendiendo el egoísmo y el egocentrismo, es decir nuestra ignorancia e inconsciencia.



Al conquistar nuestra mente, descubrimos nuestra dimensión espiritual, que nada tiene que ver con la religión, sino más bien con un profundo cambio en la manera de ser y de percibir el mundo, menos ignorante y subjetiva y mucho más sabia y objetiva. Se trata de darse cuenta de lo que les hacemos a los demás nos lo hacemos a nosotros primero. Gracias al auge de la conciencia, todo lo que no genere bienestar en las personas caerá por su propio peso.



Álex Rovira





Cualquiera que sea el camino que decidas seguir,

siempre habrá quienes crean que estás equivocado

y buscarán disuadirte.

Seguramente surgirán dificultades

que puedan hacerte pensar

que tus críticos están en lo cierto.

Se requiere valor para tomar una decisión

y actuar sin prestar atención a

lo que puedan pensar los demás.



Ralph Waldo Emerson





Tengo ojos y no tengo miedo. Para sanar hay que atreverse a afrontar las cosas, los sentimientos. Tenemos que sumirnos en la propia experiencia y entregarnos a la espontaneidad e integridad profunda; alentar nuestros auténticos deseos, intereses y necesidades, integrar nuestros aspectos rechazados, liberarnos del policía interior. La ansiedad es tener conciencia de un naufragio interior, nos damos cuenta de que la propia vida no funciona, que uno está fracasando en lo importante. La sociedad actual nos empuja a la ansiedad, a la neurosis. El ser humano es intrínsecamente bueno, pero la civilización acaba por enfermarlo. Básicamente, el dominio de la voluntad de poder sobre la voluntad de amor nos enferma. Una manera de combatir ese empuje social es trabajando sobre nuestra salud mental, es decir, haciendo terapia, meditación, trabajo corporal; incluso frecuentar mejores amigos y cultivar el amor. La meditación mejora la salud emocional porque nos ponemos en contacto con nuestras propias emociones, detenemos el furor de la mente y ganamos una gran paz interior. Contactar con las emociones consiste en no huir de las emociones desagradables, detenerse a contemplarlas y vivenciarlas. Porque no puede arreglar una cosa sin mirarla, sin entrar en contacto con ella. Si no te muestras tus emociones, nunca las aceptarás y ese es el primer paso. Hay que hacerles espacio. Luego, las emociones se transforman en algo más natural. Cuando vemos lo que hacemos, nos distanciamos de ello, hasta nos podemos reír. Entonces, más relajados, podemos dejar de actuar como hasta el momento, reaccionando automáticamente. Para ser más auténtico, hay que conectar con las emociones. Para sanar una emoción que duele, es importante dejarla notar para captar cuál es su mensaje. Sólo entonces la emoción seguirá su curso normal: alcanzará su punto culminante y se extinguirá por sí sola.



A veces, nos sentimos solos aun estando rodeados de personas. Si nos ponemos en contacto con ello, veremos que su origen es una sed de amor, muchas veces inconsciente. Si nos damos cuenta, podemos dejar de prostituirnos para conseguir afecto, de mostrarnos como no somos para que nos quieran. Cuando maduramos y comprendemos esa sed de amor universal, nos lo tomamos con tranquilidad y ya no corremos como locos buscando llenar ese vacío. Estoy triste, pero yo no soy mi tristeza. Me doy cuenta de que la emoción es un estado pasajero con el cual no me identifico. Esa ansia de amor insatisfecha ya no es tan dramática y vamos sanando la neurosis. La terapia es una forma de espiritualidad de la entrega y de la espontaneidad. Cuando maduramos y abandonamos el control sobre nosotros mismos, dejamos que el orden cósmico, la naturaleza o Dios tome el control. Entonces, todo fluye de una forma divina. Madurar es aceptar lo bueno y lo malo de la existencia con la confianza en que, en realidad, no pasa nada. Intentar evitar el sufrimiento no es bueno porque no lo lograremos jamás y, encima, perderemos la conciencia de la vida. Cuando aceptamos lo que más tememos, la muerte, estamos preparados para vivir cabalmente.



Dr. Claudio Naranjo





Es imposible confiar en la veracidad de lo que ven nuestros ojos si nuestra mente está desenfocada.



Mark Twain





Si en verdad amas la vida no derroches tu tiempo, porque el tiempo es la materia prima de la cual la vida está hecha.



Aquel que es bueno para fabricar excusas, usualmente no es bueno para nada más.



Benjamin Franklin





He aquí una manera rápida de determinar si ya cumpliste tu misión en la vida. Si aún estás vivo, todavía no has terminado.



Richard Bach





Será maravilloso cuando a cada uno de los que comparten nuestra vida, le saquemos el guión que le hemos dado para que representen. Porque de eso se trata: aprendemos en la infancia qué papel habremos de representar, y luego buscamos haciendo un casting a los actores que podrán participar con nosotros de nuestra vida. Entonces, si tenemos que representar el papel de mamá, que fue dominada toda la vida por nuestro padre gritón y prepotente, buscaremos un hombre que pueda desempeñar ese papel. No nos vamos a enamorar de un hombre amoroso, dulce, que jamás grita. Nos enamoraremos de aquel que pueda cumplir con el papel que ya le asignamos, un poquito prepotente, con tendencia a gritar y luego, fomentaremos en él, en forma inconsciente, las conductas que nos sirven para representar ese papel. Busquen en la infancia el papel de cuál de las figuras fuertes que vieron están representando en la actualidad. Si la figura fuerte era el abuelo, quizá estén representando el papel de la abuela, o quizá han invertido los roles. Porque de eso se trata: somos directores, guionistas y protagonistas de nuestra propia obra. Y antes de salir a escena, vamos repartiendo los guiones con las frases que cada uno de los actores tiene que decir, para permitirnos representar el papel que aprendimos.



Silvia Freire





El navegante conoce la geografía,

él observa las estrellas en la noche

y observa el sol en el día;

pero cuando está oscuro o nublado

él consulta la brújula.



Zhu Yu





Mi abuelo solía decirme que había dos clases de personas: aquellas dispuestas a trabajar y aquellas que quieren llevarse el crédito. Me dijo que tratara siempre de estar en el primer grupo puesto que allí había menos competencia.



Indira Gandhi





Además del noble arte de realizar las tareas, existe el noble arte de dejar las tareas sin realizar.



Lin Yutang





¿Qué nos hace pensar que triunfaremos y seremos felices mañana cuando no tuvimos el coraje para triunfar y ser felices hoy?



Orison Swett Marden





Si un escritorio es señal de una mente atiborrada, ¿qué nos indica un escritorio vacío?



Albert Einstein





Eficiencia es hacer debidamente las cosas. Efectividad es hacer las cosas debidas.



Peter Drucker





Toda persona gana fuerza, coraje y confianza con toda experiencia en la cual se detenga y enfrente sus temores cara a cara.



Eleanor Roosevelt





El único error de Dios fue no haber dotado al hombre de dos vidas: una para ensayar y otra para actuar.



Vittorio Gassman

http://reikipuentegenil.forosactivos.net

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.